La bioenergía como herramienta anti-incendios

Finca de los Viales- Las Rozas de Madrid
                                                    finca de los Viales- Las Rozas de Madrid
 
 

En solo tres meses se ha sobrepasado la media de los últimos diez años en superficie afectada por incendios forestales en España.

Asociaciones, lideradas por SEO/BirdLife y Profor, proponen un manifiesto que los planes de energías renovables se conviertan en un instrumento que favorezca la lucha contra incendios, en princicpio propuesto para la cordillera Cantábrica, que puede ser extensible a todo el territorio Español.

La principal propuesta del documento es la redacción y aprobación de un plan de gestión del riesgo de incendios que permita el posterior desarrollo de dieciocho herramientas. La primera de ellas está directamente relacionada con el aprovechamiento energético de la biomasa forestal, hasta el punto de concluir con una afirmación tajante: los planes de energías renovables de las comunidades autónomas deberían de ser, sin duda, el primer instrumento de lucha contra los incendios forestales”.

La herramienta global se llama Prevenir actuando sobre el territorio.  “deberían considerarse dentro de una política integral sobre bosques, paisajes y biodiversidad que haga de los montes un sector estratégico dentro del nuevo modelo económico, contribuyendo a la creación de empleo, la cohesión territorial y la conservación de la biodiversidad y de los paisajes”.

De vuelta a la primera de esas herramientas, se propone “migrar del actual modelo de selvicultura preventiva hacia un modelo de fomento de medidas que conduzcan a la disminución de la carga de combustible de los montes”, y se solicita una ley regional de montes:

1.Crear una adecuada demanda de combustibles forestales Dicha ley deberá reconocer la función productiva de los bosques y el papel que desempeñan las prácticas tradicionales de manejo, uso y aprovechamiento, instando a la redacción y aprobación de pliegos de condiciones técnicas correspondientes a los aprovechamientos usuales en los montes de la cordillera cantábrica (madera, leña, frutos, hongos, colmenas, corcho, pasto, etc.).

2.En paralelo, se solicita que los planes regionales de energías renovables apuesten claramente por el uso térmico de la biomasa de origen forestal, con el desarrollo de “medidas reglamentarias y una política de incentivos, creando una adecuada demanda de los combustibles forestales (pellet o astilla) a partir de instrumentos de fomento (plan renove de calderas, compromisos institucionales a que todas las calderas públicas de nueva adquisición sean de biomasa, etc.).

El presente documento coincide en en los dos primeros meses del año se han superado los números en superficie forestal afectada (13.541 hectáreas frente a 10.908) y número de incendios (3.092 frente a 1.991) de la media de la última década. Y la tendencia ha ido a peor, ya que en aquí no están registrados los incendios de los Pirineos y las Fragas do Eume que tuvieron lugar entre marzo y abril.

Resumen del artículo de Javier Rico  Publicado en el boletín digital “Energías Renovables”

Más información: www.seo.org

Esta entrada fue publicada en acciones piloto, comisiones técnicas, panel de expertos, Sin categoría y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario